29 Sep

COMBINA LENGUAJE VERBAL Y VISUAL EN TUS PRESENTACIONES

contacto-visual

Hola.

¿Te has planteado en alguna ocasión que si tu audiencia no se inspira contigo es porque quizás tu discurso es un monólogo monótono y abusivo del uso de la palabra?

En este post quiero compartir contigo la idea de hacer que tus presentaciones no sean solo discursos verbales. Para poder explicar determinadas cosas y que tu audiencia aprenda con ello debemos comunicar no solo con palabras. Debemos combinar el pensamiento verbal con el pensamiento visual.

En ocasiones, a pesar del inmenso poder por sí solas de las palabras, no pueden describir y resolver muchos de los problemas con los que nos enfrentamos en la realidad y que son objeto de tratamiento en reuniones, seminarios, cursos, …

¿Por qué ocurre esto? Esto ocurre básicamente en el mundo de la enseñanza, la empresa, las conferencias, las ventas … porque las palabras son nuestra herramienta de pensamiento dominante.

Y debido a ello, parece que en estos contextos, si vas a explicar algo de forma visual estás permitiéndote la ligereza de hacer un “dibujito” en medio de una reunión o de que no eres capaz de explicar los asuntos simplemente con el lenguaje verbal … Y esto no es cierto. Necesitamos combinar ambos lenguajes. Ambos pensamientos. El verbal y el visual.

Yo particularmente suelo utilizar con bastante frecuencia, la combinación de pensamiento verbal con pensamiento visual en mis formaciones, reuniones, … La experiencia me demuestra que a mis audiencias, esta forma combinativa de comunicar le ayuda a pensar, aprender, e inspirarse en el entendimiento y en la acción de una forma totalmente diferente. De esta manera logro que los temas más complejos se conviertan en temas mucho más sencillos.

¿En qué tipo de situaciones suelo utilizar el pensamiento verbal y el visual? El día en el cuál descubrí el poder de comunicación de la pizarra blanca y del papelógrafo para mejorar la experiencia de mi audiencia, cambió mi manera de presentar. Estudié y me formé para sacar el mejor provecho de estas herramientas.

¿Cuál es la fuerza de las presentaciones combinativas entre lo verbal y lo visual? A día de hoy sigo manteniendo relación con algunos de los primeros alumnos a los que tuve el enorme privilegio de formar en mis comienzos como formador. En aquella época, dibujaba en una pizarra de tiza de un colegio, un croquis de una instalación para explicar determinadas cuestiones técnicas del área de conocimiento que impartía en aquella época.

Cuando estos antiguos alumnos me ven a día de hoy, más de 20 años después, en nuestras conversaciones, estos siguen recordándome el nombre de la instalación que yo utilizaba para formarlos. ¡El poder de un buen dibujo genera recuerdos memorables!

Esencialmente lo utilizo en las siguientes situaciones. Cuando voy a explicar ideas, procesos secuenciales, hojas de ruta, procedimientos por fases, objetivos a los que llegar, mapas conceptuales, modelos teóricos, conjuntos de elementos, relaciones estructurales, estrategias empresariales, … suelo emplear dibujos en una pizarra o papelógrafo. Sin embargo es todo un arte que hay que saber utilizar. Aprender a dibujar es cuestión de práctica.

¿Necesitas más razones para utilizar la combinación de pensamiento verbal con pensamiento visual?.

Te aportaré otra razón más. Cuando en una presentación, conferencia, reunión, no te haces entender con las palabras, ese modelo de comunicación no está funcionando. Generalmente ocurre porque abusas de las palabras. No dejando espacio de conexión creativo con la otra parte, con tu audiencia. Ésta ya no te sigue.

Por este motivo, si las palabras no funcionan, el propósito de tu disertación, tampoco funcionará. No conseguirás tu objetivo. Por lo tanto, aprende a combinar ambos pensamientos para que tengas más herramientas de conexión con tu audiencia.

Hace tiempo aprendí de un jefe de una multinacional en la que trabajé, al que a día de hoy sigo teniendo en alta consideración por su capacidad de resolución, que cuanto más hablábamos, menos acción emprendíamos y menos problemas resolvíamos. A pesar de salir de las reuniones con tareas. Por supuesto.

En mi opinión esto ocurría porque todos los profesionales allí congregados cuando realizaban sus presentaciones, hablaban y hablaban, simplemente aportando una batería de enormes detalles de sus campos de trabajo.

Esto hacía que el resto de los asistentes, primero, no recordaran el conocimiento allí compartido; segundo, no tuvieran demasiado claro cuál era el propósito de lo que allí se exponía; y tercero, era evidente que el personal solía salir de las reuniones sin saber exactamente que debían hacer.

Cuando este alto directivo se incorporó a la organización, modificó la forma de realizar las presentaciones. Cada vez que presentaba mostraba imágenes del proyecto mientras hablaba. Presentaba visualmente los objetivos mientras los desarrollaba.

Seguidamente, de la misma manera mostraba de forma visual e inspiradora, las tareas a desarrollar para cumplir con los objetivos propuestos; así como un calendario de inicio y de finalización de las tareas. Te propongo revisar el post “La costumbre de empezar y terminar tus proyectos” del 08 de septiembre de 2018 en este mismo blog.

En definitiva, combinaba de forma magistral, el pensamiento verbal y el visual. Distintos modelos de pensamiento y de comunicación.

Este post ha pretendido simplemente empujarte a que tomes conciencia de que para comunicar también es necesario visionar los temas, sobre todo los complejos. No solo hablarlos.

Yo en mis seminarios, cursos, talleres, conferencias, reuniones, … utilizo en la medida de las necesidades de mi audiencia, papelógrafos donde dibujar, pizarras donde diseñar, y softwares de presentación para representar de forma fluida, esquemas, procesos, … Me ayudan a que mi audiencia entienda y aprenda mejor. Por eso los utilizo.

Más adelante, en algunos posts te mostraré técnicas, herramientas …  (tales como Iconion, Animoto, Piktochart, etc.) que te ayudarán con nuevas maneras de presentar combinando lo verbal con lo visual. Pero por ahora, dejemos que esto que te he relatado cale en tu mente. Poco a poco.

“Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo”

Albert Einstein

Y ahora, por último, como siempre te propongo, haz lo siguiente:

Cuando llegues a casa, siéntate relajado en un lugar agradable … Y utiliza tu libreta inspiradora que te servirá de progreso en este camino de evolución en la habilidad de hablar y presentar en público. Y sobre lo que hemos comentado, reflexiona y apunta en tu libreta inspiradora:

¿En que escenarios personales, sociales, profesionales, académicos, … podría utilizar estas estrategias y consejos prácticos que he descubierto hoy?

Te vuelvo a insistir que estos descubrimientos funcionan de verdad. Y que por esto han sido clave en mi negocio.

Espero que este post te haya resultado útil. Agradecería enormemente tus comentarios en el post. Muchas gracias por estar aquí. Nos vemos en el próximo post.

Un fuerte abrazo

Fernando Rivero

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar