06 Oct

INCORPORA MINI-DESCANSOS EN TUS PRESENTACIONES EN PÚBLICO PARA MANTENER LA ATENCIÓN DE TU AUDIENCIA

Hola.

¿Te gustaría saber cómo captar y mantener la atención de tu audiencia cuando estamos haciendo una presentación en público?

En este post quiero compartir contigo la idea de que incluyas breves espacios de tiempo, de crear mini-descansos de forma intencionada para que tu audiencia esté conectada contigo el mayor tiempo posible.

Hace algún tiempo un alumno que había participado en uno de mis cursos presenciales “Cómo Hablar En Público. ¡Crea Presentaciones Vendedoras!” me pidió que nos pudiéramos ver en una de mis múltiples visitas a Madrid para tomar un café y poder realizarme una consulta sobre cómo mantener la atención de sus oyentes.

Esta persona se dedica a impartir formaciones de hábitos saludables. El tema por lo que pude comprobar le apasionaba. En dicho café habló tanto y tan seguido que apenas me dio oportunidad de intervenir. Por lo que mi primera impresión fue: es muy posible que en sus formaciones sea igual. Hablar y hablar sin parar. Y eso agota al que escucha. Pero fue solo una primera impresión que más tarde in situ, pude comprobar.

Por dicho motivo le sugerí que me invitara a uno de sus cursos presenciales para poder analizar y valorar la situación. ¿Qué fue lo que observé de este apasionado formador en hábitos saludables para tu vida?.

En primer lugar, esta persona a la que llamaremos Carlos, era todo un apasionado de su temática. Sin duda. Esto es una ventaja, sin embargo, en este caso, se convirtió en un problema. Era como un rodillo.

En segundo lugar, realizaba una buena presentación con muy alto contenido de valor, una buena estructura de información. Sinceramente, muy bien empaquetada, …

Y, en tercer lugar, ¡¡seguía la estructura que yo le había enseñado tiempo atrás, de la estructura de la lógica de las presentaciones!!. Fantástico.

Ahora bien, empezaba con fuerza sus intervenciones, y captaba rápidamente la atención de su público; pero a medida que iba transcurriendo el tiempo, su audiencia empezaba a desconectar de él. ¿Por qué ocurría esto? …

Yo observaba cómo de forma cada vez más frecuente había personas que empezaban a desconectar de él. Cuando observas que hay personas que comienzan a mirar el móvil. Otras empiezan a mantener pequeñas charlas prolongadas, ¡Houston, tenemos un problema!

Cuando algunas personas de tu audiencia, ya comienzan a tener una conversación reiterada fuera de las conversaciones propia del trabajo colectivo que realizamos en estas formaciones, ¡Houston, tenemos un problema!, ya que si no eres capaz de controlar estas acciones muy posiblemente la falta de atención se extiende.

Lo que estaba ocurriendo con mi querido compañero de aventuras, era que en 8 horas de formación que él impartía, apenas dejaba espacios para descansos de su audiencia. Permítele a tu audiencia, espacios amplios, y también espacios breves.

No vale solo con tener el horario de descanso para la comida, y algún que otro espacio en medio para algún café, … Debes aprender a realizar mini-descansos durante las intervenciones, sin que sean descansos que paralicen la formación por los motivos antes citados (comida, coffee break, …).

Le recordé, los fundamentos de las presentaciones en público, que le transmití en el curso presencial. Uno de los fundamentos de las presentaciones consiste en lograr que puedas primero captar y segundo mantener, la atención de tu audiencia. Y también le recordé algunas de las formas que tienes y que debes poner en práctica.

Estas circunstancias que le ocurrieron a Carlos, no es más que la confirmación que un buen orador, se hace con la práctica reiterada. Incorporando poco a poco, todo lo que vas aprendiendo.

Por ello siempre al final de los posts te sugiero que pongas en práctica dichos aprendizajes. Que reflexiones y experimentes sobre ellos. Que los vayas incorporando en tus mini-conversaciones, o presentaciones que tengas que hacer con familiares, amigos, compañeros de trabajo.

Cuando eres capaz de captar y de mantener la atención de tu audiencia es un indicador de que eres un buen orador. Se trata de crear la magia de la palabra. De crear el ambiente. El escenario de la generación de ideas.

Recordar que independientemente del contexto en el que estés inmerso. Estés explicando la cifra de pérdida conocida y desconocida del último trimestre. Estés motivando a tu equipo de ventas para ganar un 5% de cuota de mercado. O estés formando a personas de diferentes procedencias, en un curso de 8 horas sobre hábitos saludables …Si el tema resulta apasionante, interesante y necesario, y el orador o presentador en público es bueno, tu audiencia estará conectada a ti durante 10 minutos de forma ininterrumpida como máximo.

Si el tema no es transmitido con un poco de pasión, es aburrido, no es necesario, no has venido por propia voluntad, y además el orador no es bueno, entonces tu audiencia perderá el interés rápidamente.

¿Qué más le recordé a Carlos, el formador en hábitos saludables? A raíz de haber analizado y valorado sus presentaciones formativas en público, le realicé las siguientes observaciones:

Primero, que la experiencia que el orador vive en ese momento es totalmente diferente a la que vive su audiencia. Hay multitud de aspectos que, sobre la misma realidad, se viven, y se experimentan de formas totalmente diferentes.

Tú como orador te estás moviendo por el escenario y tu adrenalina está fluyendo por tu cuerpo. Tu audiencia está sentada, su cóctel enzimático está adormecido y sus mentes pueden desconectar fácilmente.

Segundo, que la estructura de periodos de tiempo de actividad y descanso, en un contexto formativo en cursos de formación prolongados, tal y como el que él proporciona de 8 horas de duración, no es la misma que la estructura de periodos de tiempo de una conferencia de 15 o 20 minutos.

Entendiendo esto, dentro de tu estructura de aportación de conocimiento, debes crear multitud de mini-presentaciones, muy bien estructuradas, de entorno a 10 minutos de duración para que la atención de tu audiencia durante este periodo esté ininterrumpida. Estas mini-presentaciones serán tus temas, dentro de los sub-módulos específicos, dentro de los módulos generales.

Tercero. Si tu presentación es muy prolongada en el tiempo. Tal y como es el caso de Carlos. Debes crear unas estructuras muy generales (módulos), que a su vez se compongan de unas estructuras más específicas (sub-módulos). Y dentro de estas estructuras específicas que se compongan con unas mini-presentaciones (temas).

Las estructuras generales, representarían los grandes módulos a impartir. Por medio estarían los 2 descansos de 15 minutos para tomar un café de la media-mañana y la media-tarde, realizar alguna llamada, … así como el gran descanso de 1,5 horas a 2 horas para la comida del mediodía.

Las estructuras específicas, representarían los sub-módulos a impartir. En este caso, no hay grandes descansos sin actividad formativa como la comida o los cafés. Aquí los descansos los debes crear de diferentes formas. Te daré unas cuantas maneras de implantarlos:

  • Por ejemplo, puedes crear los ejercicios individuales, por parejas, o por grupos, propios de la temática en cuestión. De tal manera que dejas un espacio para la creatividad, el diálogo entre ellos, y también contigo, pero en otro nivel, … no con tanto recurso atencional cognitivo, ¡a la vuelta podrás recuperar la atención de tu público!
  • También puedes crear prácticas sencillas en las cuáles prácticamente tu capacidad de recursos cognitivos y atencionales no estén en juego para que se produzca un descanso energético y de recursos en la audiencia.
  • Yo a nivel de prácticas, lo que suelo hacer en los cursos y talleres presenciales, para proporcionar algún descanso programado en mi estructura, es que cuando enseño algún recurso, alguna habilidad, aprovecho y le pido a alguien que me acompañe y realizo una demostración en el escenario con esa persona. Es muy instructivo, además de servir de descanso para tu público, ¡a la vuelta podrás recuperar la atención de tu audiencia!
  • Como en mis formaciones sobre cómo hablar en público, acuden personas con miedos, nervios e inseguridades, voy intercalando diferentes prácticas de relajación para realizar lo que se denomina una “siembra de ideas”. Se trata de intercalar diferentes claves al respecto con diferentes técnicas en procesos de relajación.
  • Igualmente suelo utilizar un gran papel tipo mural  en la pared con diferentes rotuladores de colores, para que los asistentes vayan en pequeños descansos anotando o dibujando lo que consideran importante de la formación. Empiezo yo, dibujando a un orador en el centro del gran mural, rodeado en un círculo. A partir de ahí, se van realizando ramificaciones por todo el mural con frases, claves, estrategias, dibujos, procesos, secuencias, …

Las mini-presentaciones, representarían los distintos temas en los que explicas el cómo resuelves lo que estás enseñando. Son mini-formaciones de máximo 10 minutos. Aquí se realizan mini-descansos breves, pequeños y muy sutiles de entorno a 1 minuto, pero que sin embargo aportan el descanso necesario para que el recurso atencional de tu público no se desgaste. Te daré unos cuantos mini-descansos para que los puedas aplicar en tus presentaciones tal y como enseño en mis cursos y talleres.

  • Incluye un mini-descanso de 1 minuto para que, por parejas, cada uno durante 30 segundos, le explique al otro el contenido del tema ya explicado. Independientemente de si se trata de una conferencia, un curso o un taller. Hazlo, ¡verás el efecto que produce! Pero adáptalo a las exigencias del guion.
  • Haz que se levanten, y sin salir de la sala, que muevan su cuerpo. Muevan los brazos, la cintura, el cuello, … que estiren las piernas durante 1 minuto. Su adrenalina fluirá, su riego sanguíneo también y recuperarán la capacidad atencional.
  • Haz una pregunta a los asistentes. Tómate tu tiempo con tranquilidad para realizarla. Esto servirá como descanso. Si son muchos los asistentes a tu conferencia o formación, lanza diferentes preguntas sobre tu temática y que vayan levantando la mano. Eso ya servirá como descanso.
  • Cuenta una historia, una anécdota, una metáfora. Estas herramientas, captan la atención de las personas al instante. Pero asegúrate que son relevantes sobre la temática tratada.
  • Muévete por áreas entre tu audiencia. Primero dirígete a una parte de tu público y luego a otro. Haz algo interactivo en los que participe tu audiencia , como pequeños ejercicios muy rápidos. Y que tu audiencia participe. Le estás permitiendo un descanso breve y sutil, pero eficaz. Yo por ejemplo cuando doy formaciones en prevención de pérdidas en la cadena de suministros y les hablo de inventarios de stocks, les hago participar en pequeños juegos de mentalismo para adivinar cifras o palabras. Son ejercicios muy rápidos. La sorpresa es mayúscula, ya que prácticamente no les doy tiempo a que piensen, y paso rápidamente a otra cosa. Pero el impacto es absolutamente maravilloso.

Una vez que Carlos logró re-incorporar estas estrategias, sus oyentes dejaron de desconectar de él, tal y como lo hacían antes.

Estas estrategias las enseño en mi curso presencial y en algunos de mis talleres. Y funcionan de verdad. Yo las aplico en mis reuniones, formaciones y conferencias.

Lo importante es que dispongas de un pequeño inventario de técnicas reservadas para este fin, tal y como te he mostrado y las incorpores de forma sistemática en tus presentaciones en público. Recuperaras la atención de tu audiencia inmediatamente. Te lo aseguro.

“Asegúrese de que ha dejado de hablar

antes de que su público haya dejado de escuchar”

Dorothy Sarnoff

Y ahora, por último, como siempre te propongo, haz lo siguiente:

Cuando llegues a casa, siéntate relajado en un lugar agradable … Y utiliza tu libreta inspiradora que te servirá de progreso en este camino de evolución en la habilidad de hablar y presentar en público. Y sobre lo que hemos comentado, reflexiona y apunta en tu libreta inspiradora:

¿En que escenarios personales, sociales, profesionales, académicos, … podría utilizar estas estrategias y consejos prácticos que he descubierto hoy?

Te vuelvo a insistir que estos descubrimientos funcionan de verdad. Y que por esto han sido clave en mi negocio.

Espero que este post te haya resultado útil. Agradecería enormemente tus comentarios en el post.

También te recuerdo que, en la web, te puedes descargar una serie de recursos gratuitos que te aportarán alto valor.

Muchas gracias por estar aquí. Nos vemos en el próximo post.

Un fuerte abrazo

Fernando Rivero

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar