17 Nov

HABLAR EN PÚBLICO: 3 CONSEJOS PARA NO FALLAR

¿Has pensado que al hablar en público pueden ocurrir hechos que te hagan fallar el día de tu presentación?

Te sugiero que tengas presente estos 3 importantes consejos para que hablar en público sea un éxito.

Imagina por un momento que has preparado y entrenado tu presentación. Has realizado tus distintos entrenamientos de calentamiento antes de salir en escena (visualizaciones, voz, empoderamientos, …) para hablar en público. Y sin embargo, a pesar de ello hay muchas cosas que pueden ocurrir y que pueden hacer que tu presentación sea un desastre. El tráfico, tu software de presentaciones, …

Te daré 3 consejos o trucos para que hablar bien en público sea todo un éxito. Lo único que necesitas es un poco de planificación y de análisis previo.

  1. Plantéate siempre llegar una hora antes: Puedes tener problemas de tráfico en grandes ciudades. Pequeños retrasos a la hora de buscar un taxi que te lleve al lugar de la presentación. Puede fallar un ponente en formatos multi-presentaciones y te pueden adelantar tu participación (independientemente que esta sea en las oficinas centrales de tu empresa, evento de conferencias, sala de formación, …) Etc.  Así que aprovecha el tiempo que te sobra para:
  • Revisar tu ordenador.
  • Ordenar las copias de tu memorándum.
  • Repasar mentalmente tus ideas-fuerza.
  • Aclimatarte al lugar de la presentación.

Otros tres aspectos que puedes realizar antes de la presentación (aunque te sugiero que lo consultes a alguien de la organización días antes) son:

  • Asegurarte de la relación de aspecto de los proyectores.

Lo habitual son relaciones de aspecto 4:3. Sin embargo, en ocasiones hay proyectores cuya relación es de 16:9. Si eso ocurre, tus diapositivas se verán deformadas. ¡Te aseguro que estas cosas ocurren y puedes quedar fatal!

  • Analizar si la sala dispone de equipo de sonido para tus elementos multimedia.

En ocasiones me he encontrado salas que no están equipadas con sistema de sonido integrado.

Llévate uno pequeño altavoz inalámbrico de alta potencia que disponga también de la opción de conexión vía clave a tu propio ordenador.

  • Comprobar si la sala dispone de micrófono.

Es importante determinar de qué tipo. No me gustan los de mano, sobre todo si en la otra llevo mi puntero laser para el control remoto de las diapositivas. Parecerás un pistolero del viejo oeste. Y no tendrás libertad de movimiento para tus gestos.

Me gustan los de diadema en la cabeza. Pero no en todas las salas se disponen de ellos, así que con uno de solapa es más que suficiente.

Te sugiero que si vas a presentar durante muchas horas, dispongas de un micrófono. Solicítalo, aunque tu audiencia no sea más de diez personas, tus cuerdas vocales se resentirán. Controla además que el aire acondicionado no esté muy fuerte, ya que debes procurar cuidar tu voz hasta el final de tu presentación. Si voy a estar muchas horas hablando, sin la presencia de otros ponentes, solicito a la organización refrescar la sala horas antes, para después simplemente mantener una temperatura ideal con la cuál tu audiencia se sienta cómoda.

 

  1. Trae diferentes copias de seguridad: Puedes tener problemas porque la versión del programa del ordenador donde se realiza la presentación no está actualizada en relación a la versión que tú usaste para diseñar tu presentación. Puede suceder que el ordenador desde el que se realizan las presentaciones no funcione bien. El suministro eléctrico …

Si no quieres que estos acontecimientos hagan que tu presentación al hablar en público sea un desastre, te invito a que:

  • Dispongas de tu propio ordenador portátil.
  • Traigas copias de seguridad de tu presentación en dispositivos de almacenamiento de memoria.
  • Subas tu presentación a Dropbox
  • Dispongas de un esquema estructurado en formato papel de tu presentación, ¡por si falla todo!.

Igualmente, aprovechando que estamos hablando de elementos de seguridad para hablar en público, te sugiero que también traigas:

  • Tu propio puntero láser (sobre todo si el tuyo dispone de programación de avisador silencioso de fin del tiempo asignado para cuando falten cinco minutos). Te recomiendo el que yo uso, el modelo Logitech Profesional Presenter R800. Muy usado por ponentes y formadores. Es fantástico.
  • Baterías de repuesto para el puntero.
  • Una camisa de vestir de repuesto, planchada y plegada en un porta-camisas dentro de tu maleta.

Hace mucho tiempo, impartí un curso de formación de ocho horas en la isla de Lanzarote. Un infortunio hizo que en uno de los descansos en el coffee break, una alumna al girarse me vertiera sin querer su café en mi camisa blanca. ¡Te imaginas la situación. En aquellos tiempos no tenía la experiencia que tengo ahora. No tenía camisa de repuesto. Ahora, siempre llevo una!

 

  1. Ve al baño treinta minutos antes de tu presentación: Sobre todo si vienes de un desplazamiento lejano, has tenido que desayunar al llegar al lugar de la presentación, y/o has venido en avión (el cambio de presión te puede jugar malas pasadas) te sugiero que esta actividad no se te olvide realizarla.
  • Cepillo de dientes pequeño en un estuche en el bolsillo de mi chaqueta. Me incomoda tener restos de comida en mis dientes. Además de un asunto de higiene personal, no me permite poder realizar una adecuada vocalización a la hora de hablar. La dicción es uno de los aspectos más importantes que debes cuidar, si quieres hablar bien en público. ¡Si tu audiencia te está mirando fijamente, es muy posible que debas revisar tus dientes la próxima vez!
  • Necesidades “Roca”. Presentar aguantando con la incomodidad de que tienes urgencias urinarias no te permitirán realizar una presentación confiable, segura, eficaz, convincente, inspiradora y memorable. No podrás. Eso sí antes de salir asegúrate de que tu cremallera del pantalón esté en posición correcta. No es la primera vez, ni será la última, que un ponente sale a escena con la jaula del pajarito abierta. ¡Si esto te ocurre, tu fin como orador y presentador en público está próximo!

Te aconsejo que media hora antes de tu presentación hagas ese viaje al baño. Es un margen de tiempo suficiente para que no tengas urgencia urinaria a la hora de presentar. Tengas tiempo de sobra para revisar tu atuendo, dientes, realizar los ejercicios de calentamiento del orador y presentador en público. Y además dispongas de unos minutos extra antes del inicio de tu presentación, para generar el estado interior que necesitas.

 

Si no quieres que el día de su presentación te sorprenda con estas sorpresas, aplica estos 3 consejos para que no falles a la hora de hablar en público.

“Cuando llega la desgracia, nunca viene sola, sino a batallones”

William Shakespeare

Y ahora, por último, como siempre te propongo, haz lo siguiente:

Cuando llegues a casa, siéntate relajado en un lugar agradable … Y utiliza tu libreta inspiradora que te servirá de progreso en este camino de evolución en la habilidad de hablar y presentar en público. Y sobre lo que hemos comentado, reflexiona y apunta en tu libreta inspiradora: ¿En que escenarios personales, sociales, profesionales, académicos, … podría utilizar estas estrategias y consejos prácticos que he descubierto hoy?

Te vuelvo a insistir que estos descubrimientos funcionan de verdad. Y que por esto han sido clave en mi negocio.

Espero que este post te haya resultado útil. Agradecería enormemente tus comentarios en el post.

Muchas gracias por estar aquí. Nos vemos en el próximo post.

Un fuerte abrazo

Fernando Rivero

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar