01 Dic

Hablar en público: la regla del tres

¿Sabías que al hablar en público, el tres es un número mágico?. Echemos un vistazo a este simbolismo.

En primer lugar te voy a citar algunos ejemplos históricos en los que el número tres ha sido un número mágico.

A continuación, te haré alguna referencia a otros usos de ese número mágico. Como por ejemplo en los cuentos e historias.

También, te contaré las razones por las cuáles el número tres es tan importante.

Y finalmente, te contaré dos ejemplos de grandes oradores que utilizan la regla del tres.

 

Por ejemplo, con frecuencia se cita el número tres en las religiones: El padre, el hijo y el espíritu santo.

También se suele hacer referencia al espíritu, el cuerpo y el alma.

¿Y quién no ha oído hablar de Melchor, Gaspar y Baltasar?

 

regla-del-tres-oratoria

 

 

A lo largo de la historia, se ha considerado el símbolo de la divinidad por diferentes culturas.

Desde Oriente a Occidente todas han manifestado el valor místico de este número, por lo que ha sido mitológicamente reverenciado, venerado y consagrado.

Por ejemplo, para Platón representaba las personalidades del ser supremoen lo referido a lo material, lo espiritual y lo intelectual.

Para Aristóteles, el número tres contenía el principio, el medio y el final de todas las cosas.

También para él, el discurso debía contener el logos (razonamiento lógico), el ethos (credibilidad) y el pathos (emoción).

En nuestra temática de hablar en público, toda presentación posee también el número tres.

Primero una introducción … Segundo, el cuerpo del discurso … Y tercero, el cierre.

 

De igual manera, cuando tienes que hablar en público, tu esquema organizacional de la presentación, se divide en tres fases: creación del contenido, diseño del resultado y exposición ante tu audiencia.

La medida del tiempo también es el número tres, ya que es el presente, el pasado y el futuro.

En los cuentos e historias se recurre de igual manera al número tres.

Por ejemplo, el cuento de los tres cerditos.

Caperucita, su abuela y el lobo feroz.

La princesa, el héroe y el villano.

Los tres mosqueteros.

¿Y quién no ha oído hablar de los geniales hermanos Marx?. Chico, Harpo y Groucho.

 

El número tres está suficientemente cargado de simbología.

Desde los tiempos de la antigua Roma se lleva funcionando con esta fórmula (denominada Tricolon) de estructurar distintos elementos en grupos de tres. Pero ¿por qué tres?:

  • Es pequeño, aunque grande a la vez como para formar un grupo.
  • Es un número manejable, comprensible, y recordable.
  • Te ayuda a centrar tu atención, limitar las opciones y captar el interés.

Imagínate por un momento que estás en una reunión y te aportan 5 puntos para recordar.

Seguramente al final de la reunión, no te acuerdes de ellos.

Ahora, imagínate que te aportan tres puntos clave para recordar.

Posiblemente, te resulta mucho más sencillo acordarte de ellos. ¿Verdad que si?. Uno, dos y tres.

El objetivo de presentar en tus ponencias tres ideas clave no es otra que la de primero, aportar mayor énfasis a las ideas descomponiéndolas en tres partes más pequeñas … Segundo, que la información pueda ser recordada con mayor facilidad … Tercero, generar una mayor influencia sobre quién te escucha.

Te ayuda, entre otros aspectos en tus presentaciones en público a:

  • Organizar y recordar de todo tu material, las tres ideas clave, tanto para ti como para tu audiencia.
  • Dividir a tu audiencia en tres tipologías de personalidad: emocionales, lógicos y visionarios.
  • Identificar las tres áreas básicas en las que puedes realizar una presentación: formal (conferencias, reuniones de empresa, …), informal (conversaciones cara a cara) e interactiva (presentaciones a clientes, demostraciones, exposiciones, …).

 

¿Crees que los grandes oradores al hablar en público no utilizan la regla del tres?

Te contaré la historia del nueve de enero de dos mil diecisiete, en la que Steve Jobs realizó una maravillosa presentación en la que pronunció su gran anuncio: “Hoy Apple reinventa el teléfono”

Presentó tres geniales productos, uno por uno; si bien, la sorpresa aún estaba por venir.

Lo esencial de dicho anuncio no es que presentara los tres productos por separado.

Sino que presentó sus tres revolucionarios productos en uno solo: música, teléfono y email, unidos en un solo producto denominado, IPhone.

Innovación que enloqueció a los fieles de Apple.

Pero ¿qué fue lo grandioso que hizo Jobs para que su público enloqueciera?

Simplemente, realizó un desarrollo de una de las estructuras más utilizadas en las presentaciones en público. La regla del tres.

Generó una hoja de ruta de tres actos, en la cual explicaba cada producto con tres características y realizaba una demostración de tres partes.

De esta manera ayudaba a su audiencia a seguir la historia que contaba sin que estos se desconectaran de Steve.

 

Es uno de los recursos más poderosos que existen al hablar en público.

La regla del tres es excelente para las presentaciones en público. Es fantástica para hablar en público.

Despoja tus presentaciones de tecnicismos y aporta sencillez, emoción y credibilidad con la regla del tres. También te comento en otro post los 10 consejos imprescindibles para tus presentaciones en público.

 

Otro ejemplo de gran orador es el del presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama quién también utiliza la regla del tres en sus discursos.

Por ejemplo, en el discurso de toma de posesión en la Convención Democrática Nacional de 2004 dijo:

“Creo que podemos dar un alivio a nuestra clase media y proveer de empleo a las familias con un camino de oportunidad …  Creo que podemos darle trabajo a los desempleados, un hogar a quienes no lo tienen y recuperar a los jóvenes en las ciudades de América de la violencia y la desesperación …  Creo que tenemos vientos de justicia en nuestras espaldas y que como estamos de pie en la encrucijada de la historia, tomaremos las decisiones correctas y enfrentaremos los retos venideros”

 

Del mismo modo, tal y como comenta Rodolfo de Juana en su post Hablar en público: seguridad, claridad, retórica una de las principales armas de Barack Obama durante su campaña presidencial fue su inteligente uso de mensajes retóricos en sus discursos, utilizando la “regla de tres elementos”: “queremos hacer x, podemos hacer x, y vamos a hacer x”.

 

 “Es imposible combinar bien el conjunto de dos cosas sin una tercera, se necesita un lazo que las una”

Platón

 

Finalmente quería decirte que estoy agradecido de que hayas leído este post. Espero que te haya resultado interesante. Si te ha gustado, puedes ayudarme compartiéndolo con tus amigos en tus redes sociales. Si deseas añadir algún comentario estaré encantado de leerlo.

Muchas gracias por estar ahí. Nos vemos en el próximo post.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar