05 Ene

5 técnicas de entrenamiento para hablar en público con la velocidad óptima

velocidad-del-habla

¿Quieres conocer cuál es la velocidad óptima para hablar en público?

Al hablar en público hay dos cuestiones clave a tener en cuenta que van íntimamente ligadas. Por un lado.  La velocidad al hablar. Por otro lado. El tiempo de duración del discurso. El uno no puede estar sin el otro. Por lo tanto, en este post nos centraremos de forma específica en la primera cuestión. La velocidad para hablar en público, y para ello te enseñaré 5 técnicas de entrenamiento para hablar en público con la velocidad óptima.

 

¿Pero por qué es tan importante hablar en público con la velocidad óptima?

Procurar meter con un calzador todo el contenido que debes presentar en el tiempo que tienes es meter una presión desbordante y no necesaria. Menuda presión. Imagina por un momento que das una presentación formato Ignite (van pasando las diapositivas automáticamente en 5 minutos de tiempo total). Empiezas a hablar en público con la velocidad óptima. Todo va bien. Pero sin embargo cuando te das cuenta que el tiempo se acaba, empiezas a acelerar. Si encima no vas al unísono con el pase de diapositivas. … Fatal decisión. Lo que hasta ahora había ido genial, acaba en desastre.

Con demasiada frecuencia, he observado multitud de oradores hablar por encima de las 200 palabras por minuto para poder acabar su presentación. De esta manera, al final lo que han conseguido es desperdiciar una maravillosa oportunidad de conectar de verdad con su audiencia, ya que ésta no logra seguirle, ni captar el mensaje.

Por otro lado, también he observado a algunos oradores hablar muy despacio. A menudo, por debajo de 100 palabras por minuto. Como resultado de esto, con esta velocidad, lo que consigues es aburrir a la audiencia. Cabe destacar que al hablar con esta velocidad, también desperdicias una oportunidad de conectar con tu audiencia.hablar-en-publico-velocidad-optima

Entonces, ¿cuál es la velocidad óptima para hablar en público?

Mi opinión al respecto es la de 130 palabras por minuto. Es una velocidad óptima desde el punto de vista del sistema de recepción del oyente. Permite conectar con el orador. Permite facilitar la comprensión del lenguaje. Y permite captar el mensaje.

Hablar con una velocidad de 130 palabras por minuto, equivale a unos 520 fonemas por minuto. Consiste en utilizar un ritmo coherente al hablar en público.

¿Pero podemos hablar por encima de 130 palabras por minuto? Por supuesto que podemos. Ahora bien, dependiendo de tu nivel de entrenamiento en el uso de la respiración, las oscilaciones del ritmo, el uso adecuado de las pausas, la velocidad de arranque, …  quizás podrías parecer algo atropellado, fatigado e incluso nervioso (aunque no lo estés) si hablas por encima de esa cifra.

Por ello, recomiendo para hablar en público con la velocidad óptima, moverse en la horquilla situada entre 130 palabras por minuto a 150 palabras por minuto. Ese intervalo oscilará ahí, dependiendo del ritmo, la emoción generada en el discurso, y los sentimientos que quieras imprimir para que el oyente disfrute de la conexión emocional en ese momento.

 

¿Cómo conseguir hablar en público con la velocidad óptima de 130 palabras por minuto?

Te voy a enseñar 5 técnicas de entrenamiento para hablar en público con la velocidad óptima. De esta manera tendrás una batería de ejercicios desde lo más sencillo hasta algo más intenso.

Primera. Pronuncia la palabra HIPOTEKA durante un minuto lo más rápido que puedas. De esta forma, trabajarás de forma conjunta diferentes músculos faciales además de la lengua y los labios.

Segunda. Pronuncia en voz alta, la frase “como poco coco como, poco coco como”, la cuál utilizo a modo de entrenamiento en mis cursos presenciales. Sin embargo, la eficacia de este ejercicio radica en que deberás realizarlo con un bolígrafo en la boca sujeto de forma horizontal entre los labios. Debes ir cada vez más rápido.

En este párrafo, quería comentarte, que este es un ejercicio muy completo, que ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales por formadores en oratoria. Por encima de todo, se trabaja la contra-resistencia, lo que nos ayuda a ejercitar de forma muy activa los músculos faciales.

Descubre las siguientes tres técnicas

Tercera. Ensaya con un cronometrador. En primer lugar, hazlo con una cuenta hacia delante; es decir, de forma progresiva, desde los 0 segundos hasta los 60 segundos. Lee en voz alta un texto cualquiera. Cuenta las palabras que has pronunciado. De esta manera, sabrás si te has quedado corto o te has quedado largo.

Sigue practicando hasta tal punto que consigas estar en un minuto en la franja de palabras de entre 130 a 150 palabras por minuto. Una vez que hayas logrado estar dentro del marco de tiempo/palabras deseado, te recomiendo que en segundo lugar, ensayes con una cuenta hacia atrás; es decir, de forma regresiva, desde los 60 segundos hasta los 0 segundos. Después de eso, lograrás hablar en público con la velocidad óptima y con confianza y seguridad.

Cuarta. Ensaya con un audio-libro. En ocasiones, sigo entrenando mi velocidad del habla. Y para ello suelo utilizar algunos audio-libros a tal efecto de algunos grandes profesionales. Entre los cuáles, se encuentra uno de los magníficos coachs que me encanta particularmente, como es Raimon Sansó. Me gusta por diferentes motivos, si bien considero que es uno de los grandes profesionales hablando a la velocidad adecuada.

Al unísono, voy escuchando sus audio-libros y repitiendo sus contenidos a la misma velocidad que él. Es una fantástica manera de entrenar la velocidad del habla.

Quinta. Otra fantástica manera de entrenar la velocidad del habla es modelar a un orador de éxito.  Yo particularmente entrenaba en internet con los videos de Matías Prats Luque. Siempre, me ha parecido el presentador por excelencia en cuando a su ritmo, fonación, velocidad, etc. Un día dijeron de él que daba bien hasta las malas noticias. Lo escuchaba y lo imitaba una y otra vez. Una y otra vez. Entrenaba y entrenaba, tratando de igualar su velocidad del habla.

 

“La velocidad es buena para aprender que hay que ir despacio”

Angel Nieto

Conclusión

En conclusión, aquí tienes 5 técnicas de entrenamiento para que te ayuden en la mejoría de hablar en público con la velocidad óptima. Te estoy agradecido por haber leído este post. Espero que te haya resultado interesante y que me ayudes compartiéndolo con tus amigos en tus redes sociales. Si deseas añadir algún comentario estaré encantado de leerlo.

Muchas gracias por estar ahí. Nos vemos en el próximo post.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar