02 Feb

Conoce cuál es tu estilo al hablar en público

estilo-al-hablar-en-publico

¿Tienes definido cuál es tu estilo al hablar en público?

Para ser un magnífico orador necesitas conocer tu estilo al hablar en público. Debes saber como trabajan en equilibrio el control del estado interior y la conexión con la audiencia.

Es decir, el estilo formal y el estilo informal. La comunicación mental y la comunicación emocional. La lógica y la acción.

¡Combina ambos y define tu estilo al hablar en público!

 

Por otro lado. Esto no significa que centrarse en el estado interior sea malo o al revés. No. Lo que significa es que en ocasiones, dependiendo del perfil que tengas de audiencia, deberás centrarte más en un estilo que en el otro.

Para ello, deberás realizar una combinación de ambos estilos. Hasta que encuentres tu centro. Tu presencia escénica profesional. Tu propio estilo. Una combinación de ambos.

Por ello, piensa por un momento cuál es el estado más parecido que tú usas. E igualmente piensa en que estilo te gustaría tener.

 

¿Qué características presentan tanto el estilo formal como el informal?

Cabe destacar que si quieres ser un gran orador de discursos y/o presentaciones, requieres poseer una presencia escénica estable, y un correcto balanceo de estos dos estilos.

De esta manera, cuando tu observas a un orador excelente, no es fuerte en un solo estilo. Es fuerte en ambos estilos. Y son usados con verdadera maestría, habilidad y flexibilidad.

 

Pero antes deberías conocer las características que definen tu estilo al hablar en público. Las cinco características básicas que poseen ambos estilos las veremos a continuación:

1 Características del estilo formal:

  • mental, objetivo y analítico
  • voz calmada
  • tranquilo
  • cara neutral
  • lenguaje corporal sosegado

2 Características del estilo informal:

  • emocional, enfocado a la acción y desafiante
  • voz ágil
  • activo
  • cambios en la cara
  • lenguaje corporal activo

 

Tu estilo al hablar en público define tu personalidad

Existen más estilos que se complementan con diferentes arquetipos de personalidad del orador. A menudo, estos son los dos más básicos y esenciales que se utilizan.

Así que, el como maneja un orador y presentador en publico los diferentes estilos y arquetipos de personalidad, es de lo primero que se nota en la forma en la que ellos se muestran ante ti y ante los demás.

 

En casa grábate en video si no estás seguro del manejo de tu estilo al hablar en público. Piensa que si tu trabajas en un ambiente muy formal, aunque tú no seas así de nacimiento, muy posiblemente adoptarás un estilo formal.

Por el contrario, si tu estás en un ambiente más informal, es muy posible que termines adoptando un estilo mucho mas creativo y orientado a las relaciones humanas, en definitiva a la conexión con las personas.

¿Cómo cambiar de un estilo formal (centrado en lo mental y en el análisis) a un estilo más informal (centrado en la emocional y en la acción)?

Seguro que te parecerá difícil. Sin embargo, te sorprenderá lo sencillo que es cambiar del estilo formal al informal y viceversa. Como siempre digo: “ser capaz de hacer algo en la vida, es cuestión de aprendizaje”.

Y para que experimentes un mínimo cambio, te propongo, realizar este breve, sencillo y eficaz ejercicio para que puedas comprobarlo.

  1. Ponte de pie, respira hondo, y relájate. Procura sentir tu centro y experimenta las pequeñas modificaciones que se van a producir con este sencillo ejercicio.
  2. Nombra los días de la semana. Primero con las palmas de las manos hacia abajo, a la altura del estómago.
  3. Segundo. Nombra de nuevo los días de la semana, pero esta vez con las palmas de las manos hacia arriba, también a la altura del estómago.
  4. Siente la diferencia en la energía. Experimenta la diferencia de tu centro, de tu presencia escénica. Atiende a las variaciones que se producen en tu fisiología.

 

Muy posiblemente, aunque quizás sea la primera vez que lo realizas, hayas conseguido tomar conciencia de la diferencia en el tono de voz por ejemplo. Esto es lo que de forma general se produce:

Con las palmas hacia abajo, se produce un sonido mas apagado, tu estilo es más formal, tu estado interior es más calmado y sosegado.

Sin embargo, con las palmas hacia arriba, se produce un sonido más fuerte, tu estilo es más enérgico, más informal si quieres, tu estado interior es de una mayor conexión, y más activo

 

¿Por qué se produce esta diferencia en los estilos?

En ocasiones, en los cursos presenciales que realizo, los clientes me comentan lo interesante que es conocer como la simple y distinta posición de las palmas de las manos, te ayudan a cambiar tan rápidamente desde la formalidad a la informalidad, y por tanto acercarte aún más a la conexión con tu audiencia, variando desde lo mental a lo emocional y viceversa.

En el estado de formalidad este gesto (palmas hacia abajo) es la fisiología del control y de la tarea. El cerebro lo interpreta como “el poder”. Como la voz autoritaria que dice que hacer.

En el estado de informalidad existe una mayor conexión con la audiencia. Y por tanto, este gesto (palmas hacia arriba), el cerebro lo interpreta como “la fisiología de la apertura y la confianza”. Como la voz cálida que te anima a avanzar hacia el cambio de forma inspiradora.

 

Conclusión

Prueba a funcionar en tus relaciones comunicativas con estos dos estilos tan distintos. Prueba primero en tu zona segura. Luego prueba a practicar (en tu zona de aprendizaje). Una vez que hayas probado en un entorno seguro, lánzate a practicar en un entorno menos controlado, con mas riesgo. Así tendrás mayor capacidad de probarte a ti mismo.  Analiza tu nivel de ansiedad, tu tono de voz, etc.

Después visualízate en el desarrollo de tu presencia escénica y perfecciona tu estilo al hablar en público que deseas tener. Y cuando estés seguro pasa a la acción.

Si no quieres quedar mal ante ningún tipo de audiencia cuando pases a la acción. Y quieres que los cambios de un estilo a otro, los puedas realizar con una mayor facilidad. Como norma general, te propongo que si tu estilo es más formal, que no lo sea al 100%. Que sea un equilibrio entre 70% formal y 30% informal.

Por otro lado, si tu estilo es mas informal, te sugiero que sea un 60% de informal y un 40% de formal.

¡Te deseo mucha suerte!

Finalmente quería decirte que estoy agradecido de que hayas leído este post. Espero que te haya resultado interesante. Si te ha gustado, puedes ayudarme compartiéndolo con tus amigos en tus redes sociales. Si deseas añadir algún comentario estaré encantado de leerlo.

Muchas gracias por estar ahí. Nos vemos en el próximo post.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar